• Vitiligo: Una enfermedad cutánea con severos efectos asociados

    By 25 junio, 2019Noticias

    Es un trastorno que se caracteriza por la aparición repentina de manchas blancas, que son más perceptibles en personas de piel más oscura, que progresan lentamente y que se ubican con mayor frecuencia en manos, pies, codos, rodillas, cara o pliegues del cuerpo y la zona genital; con el tiempo, incluso, se puede llegar a blanquear la totalidad de la piel. Se trata del vitiligo, también conocida como melancolía, enfermedad autoinmune que afecta tanto a niños como a adultos, siendo más frecuente su aparición entre los 10 y 30 años de edad.

    La dermatóloga de Clínica El Bosque, Leticia Bórquez, indica que este trastorno se origina cuando las células productoras de pigmento (melanocitos) mueren o suspenden la producción de melanina, que es el pigmento que le proporciona color a la piel, el cabello y los ojos. “De esa forma, las manchas de la piel afectada se vuelven más claras o blancas. Aún no se sabe bien a nivel científico por qué estas células no cumplen su función o mueren”, menciona.

    No obstante lo anterior, la profesional agrega que la aparición de vitiligo puede estar asociada a antecedentes familiares o algún hecho puntual como una quemadura de sol, un evento de mucho estrés o la exposición a productos químicos industriales. “Hay investigaciones que señalan que existe una estrecha relación entre vitiligo y estrés o depresión, ya que en muchos casos, los pacientes refieren que el trastorno apareció luego de una preocupación constante o de un acontecimiento como una impresión fuerte”, manifiesta.

    Asimismo, menciona los primeros síntomas de la enfermedad. “Algunos signos de vitiligo son, además de la pérdida de pigmentación irregular en la piel, coloración blanca o gris prematura del cabello en el cuero cabelludo, las pestañas, las cejas o la barba; pérdida de color en los tejidos del interior de la boca y la nariz (membrana mucosa); y pérdida o cambio de color en la capa interior del globo ocular (retina)”, detalla.

    Las personas que sufren este trastorno, indica Leticia Bórquez, tienen riesgos de sufrir algunas patologías asociadas, siendo las principales de ellas angustia social o psicológica, quemaduras de sol y cáncer de piel. “Si bien es complejo saber cómo evolucionará esta enfermedad y aunque en algunos casos las manchas dejan de formarse sin tratamiento, en raras ocasiones, la piel recupera su color”, asegura.

    Por último, la dermatóloga enfatiza que es aconsejable realizar el tratamiento lo antes posible con el objetivo de ayudar a detener o retrasar el proceso de cambio de color y recuperar los melanocitos. El tratamiento consiste en el uso de fototerapia, en casos extensos, y   cremas con corticoides u otras con efecto inmunomodulador cuando las manchas de vitiligo son localizadas y escasas. “Es vital que los pacientes con vitiligo, utilicen cremas con factor solar alto y/o ropa adecuada que cubra las áreas afectadas, ya que su piel está propensa a padecer quemaduras solares, al no tener el pigmento de la piel que los proteja”, dice.

    Si notas que algunas zonas de tu piel, el cabello o los ojos están perdiendo color, no dudes en consultar con nuestros especialistas en dermatología.