• La importancia de solucionar a tiempo la Deglución Atípica Infantil

    By 20 mayo, 2019Noticias

    Existe un problema que ocurre durante la infancia y que si no se corrige a tiempo puede perdurar hasta la adultez. Se trata de la deglución atípica, que es una disfunción oral que se caracteriza por una posición incorrecta de la lengua al tragar, afectando al desarrollo normal de la dentición, el habla, la salud e incluso a la estética.

    La forma en la que el bebé deglute los alimentos va variando a medida que crece e incorpora alimentos sólidos a su dieta, momento en el cual la deglución pasa a ser igual que la de los adultos: situando la lengua en el paladar a la hora de tragar. Pero si posicionamos la lengua detrás de los dientes delanteros ejerciendo presión al tragar, estaremos hablando de deglución atípica.

    Este problema puede originarse a causa de múltiples factores, pero ciertos hábitos infantiles como chuparse el dedo, utilizar chupete o biberón de forma prolongada o morderse las uñas podrían contribuir a su aparición.

    Nuestra fonoaudióloga y directora de Clínica El Boque, Yelica Calderón, explica que la deglución atípica se trata de una forma de deglutir anómala que puede ser consecuencia o causa de alteraciones anatómicas.

    “En un perfil facial característico de los niños que presentan algún grado de esta alteración se observan labios hipotónicos, lengua descansando entre los dientes, tendencia a respiración bucal, maxilar superior o inferior avanzado o retrasado”, explica la profesional.

    Asimismo, añade que existen dos tipos de esta patología: deglución con labios interpuestos, donde el labio inferior se interpone entre los dientes incisivos; y deglución con lengua interpuesta, donde ésta se interpone en los incisivos. Ambos son un mecanismo de compensación debido  los movimientos erróneos de la legua.

    Yelica Calderón advierte que si bien esta alteración puede presentarse de forma aislada, puede involucrar otras funciones orales provocando otros cuadros como respiración bucal con problemas ortodóncicos – como mordida abierta anterior simétrica y protrusión de los dientes anterosuperiores, (dientes de arriba sobresalientes respecto a los de abajo)-,  estéticos, dificultades en la articulación y problemas de masticación.

    “Todos estos problemas pueden repercutir en el rendimiento escolar y en aspecto emocional de las persona, especialmente de los niños, por lo tanto es muy importante ponerse en manos de los profesionales adecuados, es decir, un ortodoncista y un fonoaudiólogo, para realizar el tratamiento oportuno”, finaliza.