+(56) 2 3244 9760

 contacto@clinicaelbosque.cl

Exámenes Sanguíneos y de Orina

Laboratorio toma de muestras




Las tecnologías actuales permiten realizar pruebas en una variedad impresionantemente amplia de muestras recolectadas del cuerpo humano. Muy a menudo, todo lo que se requiere es una muestra de sangre. Sin embargo, también se pueden analizar muestras de orina, saliva, heces, tejidos corporales y otros fluidos 

Para algunas muestras, se pueden obtener a medida que el cuerpo los elimina naturalmente. Otros son rápidos y fáciles de adquirir porque residen en los orificios del cuerpo. Para algunos, la cirugía menor y la anestesia dan acceso al profesional de la salud a la muestra requerida.

En nuestra sala de toma de muestras realizamos más de un tipo de muestra. Por ejemplo, las pruebas de glucosa se pueden realizar tanto en muestras de sangre como de orina. Sin embargo, la muestra utilizada para la prueba a menudo está determinada por el propósito de la prueba en particular: una prueba de glucosa en sangre se usa para ayudar a diagnosticar la diabetes y monitorear los niveles de glucosa en sangre en los diabéticos, y además de prevención para usuarios sanos. Mientras que la glucosa en orina es una de las sustancias analizadas cuando se realiza un análisis de orina, como cuando se sospecha una infección del tracto urinario o un trastorno renal.




2
CLINICA EL BOSQUE (1)
¿Cuáles son los servicios fundamentales que brindamos a nuestros pacientes?

Toma de muestras en niños: corresponden a pruebas de laboratorio en el que los especialistas de la salud toman una muestra de sangre, orina u otro líquido o tejido del cuerpo para lactante menor desde el mes de nacidos, e incluso durante el embarazo, niñas, niños, adolescentes, adultos y adultos mayores.

Toma de muestras en adultos y adultos mayores: obtención de una muestra de sangre, mediante una punción venosa periférica o muestra de orina por recolección, con el objetivo de realizar un análisis en el laboratorio clínico.

Exámenes de orina: las pruebas de orina se realizan para pacientes renales cronicos y pacientes diabéticos, para evaluación. Además,  problemas renales, consumo de drogas u otras patologías.

Exámenes de cultivo: una prueba de cultivo, permite detectar bacterias, hongos u otros microorganismos en distintos tipos de tejidos, sangre u orina.

Revisa los exámenes que tenemos disponibles acá

Muestras eliminadas naturalmente del cuerpo

Algunas muestras, como la saliva, la orina y las heces, se pueden recolectar a medida que el cuerpo las elimina naturalmente. La recolección de algunas muestras de niños pequeños o pacientes con limitaciones físicas puede requerir asistencia. Por lo general, recolectar estas muestras es indoloro, pero obtenerlas en ocasiones puede ser incómodo y desagradable porque involucran la eliminación de desechos corporales e involucran partes y funciones del cuerpo que las personas prefieren mantener en privado.

En nuestra toma de muestras encontrará instrucciones impresas sobre cómo obtener muestras de orina o heces colocadas en el baño para que no tenga que escuchar a una enfermera decirle explícitamente cómo obtener una «muestra limpia» de orina o heces. Es muy importante que se sigan cuidadosamente todas las instrucciones para la recolección de muestras. Asegúrese de entender las instrucciones antes de recolectar su muestra.

Muestras que son fáciles de obtener

Algunas muestras se recolectan simplemente pasando un hisopo sobre el área afectada. De esta manera se obtienen, por ejemplo, cultivos de garganta, nasales, vaginales y de heridas superficiales. Los procedimientos, aunque a veces pueden ser incómodos, generalmente son rápidos, relativamente indoloros y no tienen efectos secundarios.

Muestras que se obtienen desde el interior del cuerpo

Algunas muestras solo se pueden obtener atravesando las cubiertas protectoras del cuerpo (p. ej., la piel). Las muestras de sangre se obtienen mediante procedimientos mínimamente invasivos realizados por médicos, enfermeras o personal médico especialmente capacitado. Nuestro equipo de enfermeras y TENS, explicarán y entregarán las instrucciones de todos los tipos de examenes a realizar.

Debido a la naturaleza de estas técnicas de recolección, puede haber algo de dolor o malestar. Saber en qué consiste el procedimiento puede ayudar a aliviar cierta ansiedad al tener que someterse a este tipo de colecciones de muestras.

Revisa nuestras prestaciones acá

Consejos para ayudar a los niños a través de sus exámenes médicos

Los niños generalmente requieren menos pruebas que los adultos, pero hay momentos en que los niños necesitan pruebas de laboratorio y una mano amiga para superar el procedimiento. Un adulto comprensivo puede ayudar al niño a sobrellevar cualquier dolor físico o incomodidad, así como cualquier miedo, ansiedad o reacción emocional que pueda ocurrir mientras se recolecta la muestra. A continuación, se presentan algunas recomendaciones generales sobre cómo ayudar a los niños a través de estos procedimientos médicos, así como algunos consejos específicos sobre muestras de sangre, orina y heces, y muestras de cultivo de garganta.

Prepare al niño

Explíquele con calma cómo se recolectará la muestra y por qué, dándole tiempo al niño para que se adapte a la idea antes de que alguien toque su cuerpo.

Anime a ensayar

En casa o en un entorno cómodo para el niño, sugiera formas en que el niño puede ensayar. El niño puede practicar algunas técnicas en casa o jugar con un muñeco o un peluche como el paciente.

Ayude al niño a ponerlo en perspectiva

Relacione la parte del procedimiento que el niño puede encontrar abrumadora con algo que domina o con lo que está familiarizado. Por ejemplo, explícale que esto terminará tan rápido como tardes en subir escaleras en casa o en menos tiempo de lo que se puede cantar una determinada canción.

Planifique una recompensa

Decirle al niño algo divertido que planean hacer juntos después de la prueba de laboratorio puede ser útil como estímulo y distracción.

Consejos para cada tipo de muestra

Sangre

Debido a que las venas de los niños son más pequeñas y la cantidad de sangre extraída debe controlarse cuidadosamente, los pacientes pediátricos son tratados con especial cuidado durante las extracciones de sangre. Un técnico más experimentado suele estar involucrado y ayudado por un asistente. Para los niños mayores de dos años, una vena en el pliegue del codo es un sitio que se usa comúnmente. Aquí hay algunos consejos que pueden ayudar.

Determine si el niño quiere participar

Una de las cosas más básicas que puede hacer es determinar si el niño quiere participar. Algunos niños quieren mirar, otros preferirían mirar hacia otro lado. Si el niño no quiere mirar, tenga en mente un enfoque alternativo, como mirar un libro interesante que haya traído o cantar una canción favorita. Puedes preguntar: ¿Quieres ver cómo hace esto la enfermera o quieres ver este libro conmigo?.

Ensaye

Sugiera una forma en que el niño pueda practicar en casa de antemano. Por ejemplo, el niño puede ensayar sentado quieto y usted puede repasar diciendo “muéstrame cómo te quedas quieto, ahora muéstrame cómo te mueves, ahora muéstrame cómo te quedas quieto otra vez”. Ensayar puede ayudar al niño a sentirse sereno y en control de su cuerpo; el niño puede incluso estar orgulloso de demostrar su habilidad.

Prepárelos para el “Ay”

Dígale al niño que le dolerá un poco, pero que pasará muy rápido y luego el dolor desaparecerá. Antes de entrar a la habitación, hable sobre a quién verá el niño (algunas personas con uniforme) y qué van a hacer para que el niño tenga expectativas realistas. Está bien decirles a los niños que la extracción de sangre es difícil incluso para los adultos, pero evite persuadir al niño con afirmaciones como «pórtate bien» que pueden hacer que el niño se sienta avergonzado.

Quédese con su hijo: por lo general, se recomienda a los padres que se queden y ayuden a su hijo durante la extracción de sangre. El padre puede estar cara a cara con el niño, mientras el niño está acostado, brindándole comodidad física, distracción y asistencia.

Cuente hasta tres y sople el sentimiento: Soplar el sentimiento es una técnica útil. La exhalación lenta ayuda a mantener las venas llenas y sueltas, lo que facilita la extracción de sangre. Ayuda al niño tanto mental como físicamente. Permitir que el niño cuente hasta tres o elegir a alguien para que cuente (el padre, la enfermera o el técnico, por ejemplo) le da más control al niño. El niño que hace el conteo puede asegurarse de estar mentalmente preparado antes de decir el último número, y el técnico estará menos inclinado a insertar la aguja prematuramente.

No espere solo una punción en el dedo: los padres a menudo cometen el error de decirles a sus hijos que su análisis de sangre requerirá solo una punción en el dedo. La sorpresa de un enfoque diferente puede desconcertar a un niño. La mayoría de las pruebas de diagnóstico requieren una muestra más grande, que se obtendrá de una vena, no de un capilar. Puede preguntar si hay disponible una opción de punción en el dedo, pero sepa qué método se usará cuando hable con su hijo para que pueda brindarle la mayor seguridad.

Orina

Los niños a veces se resisten a la idea de recolectar su orina en una taza, especialmente si la idea es nueva para ellos. La asistencia que puede ser necesaria puede parecer una invasión de la privacidad, y la intervención con esta función de eliminación puede parecer inapropiada. La resistencia de un niño puede prolongar el proceso de recolección, haciéndolo más estresante para el niño y el padre, por lo que querrá preparar al niño y guiarlo cómodamente a través del proceso. El procedimiento en sí no es doloroso a menos que haya una infección o una erupción.

Aquí hay algunas sugerencias para minimizar el estrés del momento

Anticípese

Pregunte en el momento de programar la cita si se requerirá una muestra de orina (por ejemplo, cuando sospeche una infección del tracto urinario o se esté preparando para un examen físico de jardín de infantes). También es posible que desee saber si debe ser una «toma limpia» (una muestra estéril) para que pueda preparar al niño para que se limpie primero con toallitas húmedas.

Ensaye

Deje que el niño ensaye. Si sabe antes de su visita al consultorio que se necesitará una muestra de orina, dedique algo de tiempo el día anterior o esa mañana a preparar a su hijo. Pregúntele al niño si puede hacer este truco: deje salir un poco de orina en el inodoro, luego detenga el flujo y comience de nuevo. Dígale al niño que se le pedirá que haga esto en la clínica o en el consultorio del médico.

Aumente su nivel de comodidad

 Explíqueles que incluso los adultos recolectan una muestra de orina de esta manera cuando sus médicos las necesitan o que incluso las madres necesitan usar las toallitas cuando se requiere una muestra estéril. Asegúreles que este es un procedimiento normal que no es difícil.

Beba

Animar al niño a beber antes de la visita al consultorio puede ayudar a que el niño necesite orinar cuando sea el momento de recolectar la muestra.

Simplifique

Pregunte qué suministros tiene a mano para que la recolección sea lo más fácil posible. Un recipiente colocado en el inodoro, como un orinal, puede ser más simple y más familiar para un niño que recoger la orina en una taza.

Lidiar con el dolor

Si le duele orinar debido a una infección o un sarpullido, existen varias estrategias. Una es sugerirle al niño que “se deshaga de la sensación” soltando una bocanada de aire justo cuando la orina comienza a fluir. Presentar esta idea por adelantado le da tiempo al niño para ensayar la técnica. También puedes sugerir concentrarte en otra parte del cuerpo, por ejemplo, sentir la mano de tus padres en tu frente. Gotear agua fría sobre el área irritada justo cuando comienza a orinar puede ser un alivio (pero no se puede usar si se requiere una muestra estéril).

Abra el grifo

El sonido del agua corriente puede ayudar al niño a comenzar a orinar.

Manténgase tranquilo

Para un adolescente que pueda sentirse avergonzado de llevar una muestra de orina por los pasillos, puede pedir una bolsa u otro camuflaje adecuado.

Hágalo interesante

Cuando la prueba sea para albúmina o proteína en la orina, dígale al niño que la enfermera tendrá que sumergir una tira de papel especial en la orina para una prueba de color. Pídale al niño que adivine de qué color cambiará la tira y pregúntele a la enfermera si el niño puede ver cómo se sumerge la tira. O pídale al niño que adivine de qué color será la orina en la taza: amarillo dorado, amarillo pálido, transparente, etc.

Heces

A la mayoría de los niños mayores les «apaga» la sugerencia de que necesitan proporcionar una muestra de heces para la prueba, incluso si pueden hacerlo en la privacidad de su propio baño. Afortunadamente, las muestras de heces no se requieren de forma rutinaria para los niños.

A excepción de los bebés, de los que se puede tomar una muestra de un pañal sucio, el procedimiento es el mismo que para un adulto. El niño, sin embargo, probablemente necesitará que un adulto lo tranquilice acerca de cómo se recolectará la muestra y que transfiera la muestra a un recipiente adecuado para transportarla al consultorio del médico o al laboratorio.

Estos son algunos consejos para que la recolección de muestras se realice sin problemas.

Reconozca la vergüenza

Reconozca la renuencia del niño diciendo algo como “Sé que esto puede ser vergonzoso para ti. Puede ser vergonzoso para un adulto que también tiene que hacerlo, pero necesitamos esto porque…” Una declaración como esta le da al niño permiso para expresar sus sentimientos y se siente más cómodo aceptando la ayuda requerida en esta situación.

Simplificar

Colocar una lámina de plástico para envolver sin apretar sobre la taza del inodoro, pero debajo del asiento del inodoro, permite que el niño proceda con bastante normalidad con la evacuación intestinal. El niño puede llamar a un adulto para que retire el plástico y la muestra antes de colocar la orina o el papel higiénico en la taza del inodoro. Un orinal colocado debajo del asiento del inodoro puede funcionar de la misma manera. Un niño más pequeño simplemente puede usar un orinal con su propio contenedor de recolección. En la mayoría de los casos, no necesita preocuparse por si la muestra se ha contaminado con orina o no.

Hisopo de garganta

Los frotis de garganta pueden intimidar a un niño, pero no tienen por qué ser traumáticos. El procedimiento causa solo un momento de incomodidad (un reflejo nauseoso) cuando el hisopo hace contacto. Explicar el procedimiento al niño y darle algo de control y métodos de afrontamiento ayuda, tanto para superar el momento como para la próxima vez.

Los frotis de garganta pueden ser un desafío porque es necesario contar con la confianza del niño. Un niño que tiene miedo y no confía en la enfermera puede negarse a abrir la boca, lo que puede aumentar los niveles de estrés y ansiedad de todos en la habitación. El encuentro es más difícil si el niño ha tenido una mala experiencia anteriormente. Quizás sujetaron al niño o le metieron el bajalenguas en la boca. Es más difícil para el niño confiar en el personal médico después de un incidente en el que fue forzado.

Para tranquilizar al niño, intente mostrarle un hisopo, déle un hisopo para que lo sostenga y lo toque, y explíquele que el hisopo, que se pondrá en la boca para recolectar una muestra de la garganta, es similar a un gran Bastoncillo de algodón Q-tip como los que tienen en casa.

Los profesionales de la salud pueden tener otras técnicas que les hayan resultado útiles, como hacer que el niño abra la boca y grite fuerte una vez. El grito empuja la lengua hacia abajo, eliminando la necesidad de un bajalenguas, y el hisopo se puede insertar y retirar rápidamente.

Si anticipa un momento difícil, pregunte qué pasos se pueden tomar para evitar una lucha y crear una situación que no intimide a su hijo.




¡Agenda tu Hora!

Agenda tu Hora

Métodos Vojta y Bobath

Efectivas técnicas fisioterapéuticas en Kinesiología Pediátrica
Método Vojta

Es una técnica terapéutica especializada en el tratamiento de alteraciones y desórdenes posturales y del movimiento. Consiste en la activación refleja de patrones motores innatos, que se encuentran prestablecidos en el cerebro y que permiten el desbloqueo y surgimiento del desarrollo motor típico.

Método Bobath

Es un enfoque terapéutico,
que se sustenta en la motivación para moverse. Usa componentes del movimiento y el juego activo, para facilitar la aparición y establecimiento del desarrollo motor esperado para cada etapa del desarrollo, considerando y respetando la individualidad e intereses propios.