• Acupuntura: Efectiva terapia para calmar el dolor y tratar diversas enfermedades

    By 20 junio, 2019Noticias

    Una pregunta muy común antes de empezar un tratamiento con medicina china es: Qué hace la acupuntura y para qué sirve?

    La inserción de la aguja en determinadas partes del cuerpo estimula la liberación de antiinflamatorios naturales del organismo, y por otra parte desobstruyen estancamientos energéticos, de sangre y/o líquidos, que pueden ser causa de varios tipos de dolor crónico.

    La medicina china se la conoce erróneamente como una terapia alternativa, pero es una medicina tradicional milenaria, que tiene muy buenos resultados en la mejoría de enfermedades. Si bien es cierto, no siempre se obtiene una completa recuperación, en la gran mayoría de pacientes, se logra una calidad de vida muy superior y una disminución importante de los síntomas de malestar. Así también, el equilibrio emocional es uno de los primeros efectos que sienten las personas que se tratan con medicina china.

    En este sentido, es importante destacar La OMS la reconoce como una terapia efectiva para 49 enfermedades respiratorias, gastrointestinales, neurológicas, reumáticas, traumatológicas, inmunológicas, mentales, entre otras.

    Pamela Martínez, acupunturista de Clínica El Bosque, explica que “la acupuntura es una gran terapia para calmar el dolor. La gran mayoría de los pacientes, siente un alivio importante mucho antes de terminar el tratamiento. Además de eso, siempre hay un efecto calmante, que la OMS llama ” sensación de bienestar” y que tiene relación con que después de una sesión se regula la presión sanguínea, tranquiliza la actividad mental, desinflama, disminuyen dolores  y mejora el ánimo”, señala.

    La terapeuta agrega que para los dolores agudos, crónicos, migrañas, lesiones musculares y articulares no sólo se usan las agujas de acupuntura, sino que también ventosas (vasoterapia), calor con hierbas y con lámparas de mineral, electroacupuntura, masaje en puntos energéticos, entre otros.

    El tratamiento comienza con un diagnóstico bastante extenso que incluye el relato del paciente, la observación de su lengua, toma de diferentes pulsos y su biografía. Luego se propone una metodología de tratamiento y en cada sesión hay un tiempo para evaluar la evolución terapéutica. Generalmente se trabaja en un ciclo de 10 sesiones que se realizan aproximadamente entre 45 y 60 días.